viernes, 8 de noviembre de 2013

Conclusión



A partir de la explicación de cada teoría podemos observar un común denominador que puede englobarse en una sola palabra: la clasificación. De manera general, se puede decir, que la clasificación constituye una serie de relaciones mentales en función de las cuales los objetos se reúnen por semejanzas, se separan por diferencias, se define la pertenencia de un objeto a una clase y subclases. Todo el tiempo estamos clasificando las cosas dándole nombres a los objetos o a las sensaciones. La neurogénesis se encarga de generar todo aquello que clasifica, es decir, las neuronas. El lenguaje se encarga de clasificar y darle una etiqueta a todas las cosas y objetos. El ser o la identidad es la clasificación propia. La consciencia e inconsciencia es el resultado de la clasificación de la información que recibimos; lo importante se va a nuestra consciencia mientras que lo menos importante se va a la inconsciencia. Incluso la memoria es una clasificación; la memoria episódica clasifica el espacio y el tiempo, en la memoria semántica se le da una etiqueta a todos los recuerdos y la memoria autobiográfica es el conjunto de estas dos clasificaciones de memoria. Debido a la interrelación, mediante las diversas clasificaciones, de las teorías antes expuestas puede decirse que todas son verdad y juegan un rol importante en el fenómeno de la amnesia infantil, la cual tiende a terminar entre los tres y cuatro años de edad. La amnesia infantil es sin duda la única amnesia que todo el mundo tiene.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada